Filtración de vídeo sexual precipita caída del candidato de Macron a la alcaldía de París

Un nuevo contratiempo complica al presidente francés, Emmanuel Macrón, el candidato de su partido, La República en marcha (LREM) Benjamin Griveaux, en las elecciones municipales de París y miembro del círculo más próximo a Macron desde que este se lanzó a la carrera presidencial en 2016, ha anunciado este viernes que abandonaba la carrera a la alcaldía de la capital francesa. Luego de que se filtrara un vídeo sexual, no verificado, en el que aparentemente aparece el propio Griveaux, es el detonante de una crisis que dinamita la ya frágil estrategia del presidente para las municipales.

«No deseo exponernos aún más, a mi familia y a mí, cuando todos los golpes están permitidos. Esto va demasiado lejos», declaró a la agencia France Presse Griveaux, quien denunció ser víctima de «ataques innobles». «Esta decisión me cuesta, pero mis prioridades están claras. Primero es mi familia«, añadió.

La condena a la filtración fue unánime en la clase política. «Llamo al respeto de la vida privada de las personas y de las familias también», reaccionó la alcaldesa de París, la socialista Anne Hidalgo. «No es digno del debate democrático que podríamos tener«, lamentó en alusión a la filtración de las imágenes privadas de su rival en la campaña.

Griveaux, diputado por La República en marcha y exportavoz del Gobierno, era el candidato de este partido en París a las municipales del 15 y el 22 de marzo. Procedente del ala liberal del Partido Socialista y antiguo colaborador de Dominique Strauss-Kahn, el aspirante presidencial que cayó en desgracia al ser denunciado por agresión sexual en un hotel de Nueva York en 2011 había cortejado el voto conservador parisino en la campaña.

Griveaux, de 42 años, se encontró además con un obstáculo imprevisto: la candidatura alternativa en París de otro diputado de LREM, el matemático Cédric Villani. Macron terció a finales de enero en favor de su amigo Griveaux y, tras desobedecer al líder, Villani acabó expulsado del partido.

El daño, para los macronistas, estaba hecho: la división del voto entre el oficialista Griveaux y el disidente Villani consolidó como favorita a Hidalgo, y alejó el sueño de los macronistas de conquistar la joya más preciada en estas elecciones: la capital de Francia que, además, resulta ser un bastión de LREM.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *