Black Friday en medio de una desaceleración económica en Estados Unidos

El período de compras navideñas que inicia el viernes 29 de noviembre en Estados Unidos denominado “Black Friday” puede aumentar la percepción de Wall Street de una creciente brecha entre los minoristas que se adaptan a las ventas en línea y aquellos que no pueden dejar de depender del menguante tráfico de los centros comerciales, reseña Forbes.

El primer fin de semana después de Acción de Gracias puede ser decisivo para minoristas que elaboran estrategias sobre cuánto y cuándo descontar sus productos a lo largo de la hipercompetitiva temporada de compras, de un mes de duración.

Apoyado por la tasa de desempleo más baja en casi 50 años, el gasto del consumidor ha ayudado a aislar a la economía de la guerra comercial con China. Pero cifras oficiales sobre ventas minoristas de octubre apuntan a una desaceleración en ese ítem más rápida de la prevista.

Un gasto menor podría significar menos amortiguación para los minoristas, lo que perjudicaría particularmente a las tiendas que ya están sufriendo.

Al comercio minorista ya le era difícil bajar costos y minimizar el daño a sus resultados por los aranceles ya impuestos a importaciones de Chinas y por las tarifas de próximas imposición.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *