¿Sabías por qué en la noche se acentúan las ganas de comer?

¿En las noches te entra un voraz apetito y quieres devorarte la nevera? Conoce algunas de las razones por lo que esto pasa.

Son tres las razones fundamentales que causan ese antojo nocturno que, lejos de ser inofensivo, puede estar boicoteando tanto tu dieta como tu descanso.

Estudios recientes sobre la relación entre la falta de sueño y el aumento del apetito, concluyen que dormir mal aumenta la voracidad y el sobrepeso, en consecuencia, al reducir las horas de sueño el organismo interpretaría que es hora de comenzar a almacenar grasa.

Otra causa, es el estrés, y es que esta acción en nosotros, bien sea mental o ambiental del día a día, pueden provocar insomnio y aumento del apetito, lo que te llevaría a llegar en la noche a tu casa y devorar la nevera.

El estar triste o solo puede desencadenar el llamado ‘síndrome del apetito emocional’, un problema que sufre hasta el 70% de la población, estos u otros sentimientos  provocan, en ciertas personas, el deseo de comer un alimento en concreto.

Cenar solo un yogurt o fruta no te saciará y te hará tener hambre más tarde, por lo que recomiendan incluir  proteínas en tu cena acompañada de ensaladas…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *