Nueva Zelanda restringirá el uso de armas de fuego

Nueva Zelanda anunció este lunes un endurecimiento de la legislación de ventas de armas después de la matanza de 50 personas en dos mezquitas cometida por un supremacista blanco, que decidió defenderse sin abogado ante la justicia.

“Tomamos una decisión como gobierno, estamos unidos”, declaró la primera ministra Jacinda Ardern, acompañada por su socio de coalición y vice primer ministro, Winston Peters, al anunciar una medidas para restringir el acceso a las armas.

Peters, cuya formación Nueva Zelanda Primero se oponía a los cambios en materia de ley de armas, dijo que respaldaba totalmente a la primera ministra.

“La realidad es que después de las 13H00 del viernes nuestro mundo cambió para siempre, y lo mismo harán nuestras leyes”, dijo, hablando del momento en que comenzó el peor ataque en territorio neozelandés.

Ardern también anunció la apertura de una investigación interna sobre un ataque que plantea numerosas interrogantes, en particular sobre cómo Brenton Tarrant, fascista autoproclamado, pasó por debajo de los radares de las agencias de inteligencia.

Las redes sociales también están en el ojo del huracán por la difusión en directo, el viernes en Facebook, durante muchos minutos, de la matanza filmada por su autor, un australiano de 28 años.

El grupo estadounidense dice haber suprimido 1,5 millones de videos. Pero así y todo las redes sociales son acusadas de no haber bloqueado las imágenes en “tiempo real del ataque terrorista”.

Un joven de 18 años fue acusado este lunes por una corte de Christchurch por haber retransmitido el video, por haber publicado en línea una fotografía de la mezquita de Al Noor de Christchurch con el mensaje “objetivo alcanzado” y por incitación a la violencia.

Esta tragedia provocó consternación en Nueva Zelanda, país de cinco millones de habitantes de los que 1% dice profesar el islam, reputado por su tradición de hospitalidad.

El lunes, los neozelandeses de todas las tendencias seguían manifestando su rechazo a los ataques y su rechazo al odio racial.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *