Hoy se cumplen 17 años del desgarrador atentado a las Torres Gemelas

Hoy martes se conmemora 17 años del trágico atentado terrorista del 11 de septiembre de 2001 contra el World Trade Center que destruyó las Torres Gemelas dejando miles de muertos y heridos. Las imágenes del accidente horrorizaron al mundo entero y significaron un gran golpe a Estados Unidos por parte del grupo terrorista Al Qaeda.

El impacto, que se produjo a las 9.03 de la mañana hora Este de EE.UU., sucedió apenas 17 minutos después de la colisión del vuelo 11 de American Airlines, que se estrelló contra la Torre Norte a las 8.46. En ese época, los celulares no contaban con el arsenal de herramientas tecnológicas actuales, y hay poquísimos registros del choque de ese primer avión.

El segundo impacto en cambio fue calculado para que todas estuviesen pendientes de lo que estaba sucediendo. La televisión había focalizado su atención en la torre en llamas, y todas las grandes cadenas estaban transmitiendo lo que pasaba en ese momento en Manhattan. Desde el horror y el estupor hasta el pánico y la incredulidad, es imposible determinar el rango de emociones que habrán atravesado a los millones de personas que vieron el primer ataque terrorista en vivo de la historia.

Si bien la idea de atacar grandes blancos de EE.UU. fue de su mano derecha Khalid Sheikh Mohammed (actualmente detenido en Guantánamo), la figura de Osama bin Laden fue la que apareció inmediatamente como el autor intelectual de los atentados. Asesinado por un equipo de Operaciones Especiales del ejército estadounidense en 2011, Bin Laden formaba parte de una acaudalada familia saudita, y había sido entrenado por las mismas fuerzas estadounidenses en la década del ’80 como parte de una estrategia para repeler la invasión soviética a Afganistán.

En Estados Unidos, el encargado de coordinar la logística de todo el atentado recayó en el egipcio Mohammed Atta, quien fue quien condujo el primer avión que se estrelló contra la Torre Sur. Todas las investigaciones hechas sobre él hasta el momento coinciden en que era un hombre introvertido, altamente inteligente y capaz (era ingeniero y tenía un posgrado en urbanismo obtenido en Hamburgo), religioso y comprometido.

 Aunque existe una versión oficial sobre los atentados en las Torres Gemelas y el Pentágono, las teorías paralelas siguen circulando en la red hasta el día de hoy. Y estas son algunas de ellas:

Autoatentado:

De las múltiples teorías, la más conocida y replicada es aquella que señala que fue el mismo gobierno de Estados Unidos, encabezado por George Bush, el que planificó los ataques que generaron más de 2.500 muertos.

“El verdadero autor del 11 de septiembre fue el gobierno de George W. Bush”, aseguró David Ray Griffin, un docente universitario que ha dedicado 15 años y más de 10 libros para defender esta polémica teoría.

Según sus defensores, la intención de la gestión de Bush para atentar contra Estados Unidos era legitimar su intervención militar posterior en zonas con grandes reservadas de petróleo como Iraq y Afganistán.

Demolición controlada de las torres:

Un informe del Instituto Nacional de Estándares y Tecnología de Estados Unidos concluyó que las aeronaves que chocaron contra las torres dañaron las columnas de soporte de los edificios, lo que causó el derrumbe.

Sin embargo, una teoría alternativa sugiere que los aviones no ocasionaron la caída de las torres, sino que fue una demolición controlada la responsable del desplome. El principal hecho para “probar” este argumento es el rápido colapso de los edificios (unos 10 segundos), los incendios de corta duración (entre 56 y 102 minutos) y sonidos de explosiones que se registraron antes de los colapsos.

La investigación oficial refiere que “no se halló evidencias” de explosivos y explica que las explosiones controladas no se dan de arriba abajo como en las Torres Gemelas.

Por su parte, los teóricos de la conspiración sostienen que estas edificaciones se destruyeron como consecuencia de una demolición controlada, como habría ocurrido con el edificio 7, el cual no sufrió ningún tipo de impacto pero se derrumbó siete horas después que las torres.

El informe gubernamental indica que el desplome de la torre 7 fue consecuencia de los incendios”, pero los detractores indican que no es posible que un edificio de acero se haya derrumbado como consecuencia de las grandes temperaturas.

¿Que golpeó el pentágono?:

Tras los ataques, algunas voces preguntaban cómo un avión como un Boeing 757 pudo chocar contra un edificio prácticamente invulnerable como el Pentágono sin dejar rastros. Entonces, la explicación que dieron algunos teóricos fue que no fue un avión comercial el que chocó contra el edificio del Pentágono, sino un misil o una pequeña aeronave.

Luego de que las investigaciones posteriores probaran que sí fue un avión comercial de American Airlines en que colisionó con la sede de Defensa de Estados Unidos, los teóricos se enfocaron en cuestionar la maniobra del piloto que estrelló la nave en el edificio, pues consideraban que estas eran muy complejas para que una personas sin instrucción de vuelo pueda ejecutarlas. Aseguran que no fue un piloto de Al Qaeda sino del mismo Pentágono.

La investigación halló restos del avión, además de la caja negra. Los videos del momento no mostraron una gran cantidad de escombros; sin embargo, imágenes posteriores sí revelaron partes de la aeronave y postes de luz rotos, que demostraban la trayectoria de la nave.

Relación de Bush con Bin Laden:

En el documental «Fahrenheit 9/11», Michael Moore revela las relaciones comerciales que las familias del ex presidente de Estados Unidos y del terrorista tuvieron por muchos años. Según el documentalista, estos negocios llegaron a su fin por conflictos de interés y se necesitaba la fuerza militar para revivirlos, por lo cual era necesario orquestar un atentado que justifique una intervención militar.

De acuerdo a las cifras oficiales, el número total de muertos entre los cuatro ataques fue de 2996. Hubo además más de 6 mil heridos. Salvo los policías y los bomberos que acudieron a auxiliar a las víctimas de los ataques en las Torres (además de los 19 terroristas), prácticamente todos los muertos fueron civiles (los 265 pasajeros de los 4 aviones, los 2606 fallecidos en el atentado a las Torres Gemelas y las 125 personas muertas en el Pentágono).

Se estima que al menos 200 personas cayeron o saltaron al vacío desde la Torres Gemelas. Las llamas que tomaron las escaleras, sumado al fuerte humo, hicieron que las personas que se encontraban por encima del punto de impacto quedaran atrapadas. Se sabe que intentaron llegar hasta la azotea con la esperanza de que las rescataran en helicóptero, pero las puertas estaban cerradas con llave.

Así está el World Trade Center después de 17 años.

La reconstrucción del World Trade Center comenzó en 2006 y en su lugar se levantó el 9-11 Memorial, dos piletas ubicadas sobre los cimientos en los erigían las Torres, rodeadas por un bosque de árboles, junto con los nombres de las víctimas del atentado. Además, el One World Trade Center, originariamente llamado Freedom Tower, en reemplazo de lo que fueron las Torres.

La reconstrucción del World Trade Center costó 3,900 millones de dólares y fue inaugurado el 3 de noviembre de 2014. Con 417 metros hasta su azotea y 541 en total contando la antena, el One World Trade Center es el edificio más alto del hemisferio occidental y el sexto más alto del mundo.

Las Torres Gemelas pertenecían al World Trade Center (WTC), un complejo conformado por siete edificios ubicados en la ciudad de Nueva York.

Las edificaciones que fueron atacadas por el grupo terrorista Al Qaeda contaban con 110 pisos donde trabajaban 376 importantes empresas internacionales, así como diversos negocios, que ofrecían empleo a más de 50 mil personas.

Según medios estadounidenses a diario al menos 100 mil personas visitaban el complejo, entre turistas y empresarios.

El ataque fue un punto de inflexión para Estados Unidos, que no volvió a ser el mismo país a partir del 11 de septiembre de 2001, y se colocó en estado de alerta máxima respecto de la seguridad en cuanto al ingreso y egreso de personas al país, principalmente en los aeropuertos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *