Presentan un GPS para el interior del cuerpo humano

Investigadores del Laboratorio de Ciencias de Computación e Inteligencia Artificial del MIT, CSAIL por sus siglas en inglés, han dado forma a un nuevo método de exploración especialmente preparado para localizar implantes ingeribles o cápsulas inteligentes dentro del cuerpo humano.

ReMix, como así se llama este proyecto de retrodispersión, emplea señales de radio inalámbricas para detectar dispositivos implantables dentro del organismo. Una forma de comunicación y localización que gracias a sus características requiere de una potencia de transmisión nula, según los científicos. De este modo se podrían reducir de una forma significativa los requerimientos de batería de estos elementos y, por ende, su tamaño.

Para entender cómo se transmiten las señales que necesitan detectar a través de los tejidos y cómo de dispersan con interferencia incluida cuando atraviesan la piel humana, los científicos del MIT colocaron un chip en el interior de un tumor falso que colocaron en diferentes formas de tejido animal. Emplearon un pollo entero, un recipiente lleno de grasa de este animal, vientre de cerdo y un falso tejido humano.

El sistema podría mejorar las técnicas de imagen médica, ayudar a administrar medicamentos a partes específicas del cuerpo o rastrear el movimiento de tumores. Este avance podría resultar útil en un futuro, si se extiende el uso de dispositivos implantados con fines médicos.

Pese a que todavía queda mucho trabajo por hacer hasta alcanzar una precisión que verdaderamente ofrezca garantías, el avance que supone este método puede ser significativo para la medicina del mañana en la que el uso de dispositivos electrónicos implantados se perfila prometedor.

En un futuro, lo conseguido por ReMix serviría para localizar estos implantes, pero también para colocarlos de formas menos intrusivas, mejorar tratamientos contra el cáncer con el rastreo de tumores mediante marcadores o administrar medicamentos mediante estos dispositivos de una forma extremadamente precisa.

El estudio sobre este sistema y los hallazgos conseguidos por el equipo de investigadores del CSAIL se presentará esta semana en la conferencia SIGCOMM que se celebrará en Budapest, la capital de Hungría.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *